EL RADIÓLOGO ESPECIALISTA DE LA MAMA

El radiólogo en la actualidad, en el campo específico de la patología mamaria, tiene un papel muy relevante. Hemos pasado de ser unos desconocidos, recluidos en la penumbra de las salas de informes, con negatoscopios y lupas, al manejo de estaciones de trabajo con monitores especiales para los estudios mamográficos, ecógrafos de alta resolución y análisis de la mama mediante la resonancia magnética.
En nosotros no sólo recae la responsabilidad de la detección precoz de signos incipientes de cáncer de mama, mediante la mamografía y la ayuda complementaria de la ecografía, sino que además mediante la incorporación de técnicas de biopsia percutánea es posible el diagnóstico histológico de las lesiones, sin recurrir a la biopsia quirúrgica de mayor costo y morbilidad. Y mediante la resonancia y ecografía de alta resolución precisar el grado de extensión local de la enfermedad y posible afectación axilar.
La mejora técnica en los equipos de mamografía y ecografía y la especialización del radiólogo en el campo de la patología de la mama, ha permitido obtener mejores resultados en la detección precoz del cáncer de mama, mejorando ostensiblemente los resultados de disminución de la mortalidad por dicha enfermedad, que en el caso de estadios precoces ronda el 100%.
La instauración de la mamografía y la detección de lesiones precoces favorecieron el desarrollo del tratamiento conservador del cáncer de mama y éste impulsó asimismo el desarrollo de técnicas de intervencionismo percutáneo guiados por imagen.
El radiólogo de mama es el especialista que realiza el análisis de las imágenes, valorando la apariencia y significado de las lesiones en cualquiera de las modalidades de imagen utilizadas. Además es el encargado de la realización del procedimiento intervencionista (ya sea una biopsia, colocación de marcadores prequirúrgicos etc.) así como de interpretar el resultado del informe anatomopatológico y correlacionar su grado de concordancia con las imágenes diagnósticas. Este último aspecto es de suma importancia para la toma de decisiones posteriores, si es necesaria la intervención quirúrgica o no, o el grado de extensión previsible de la cirugía.
Y por último, en la mayoría de las ocasiones somos los que informamos a las pacientes de los resultados de la biopsia de forma comprensiva y clara, sin olvidarnos de la empatía necesaria ante la situación de miedo y ansiedad que se genera en ellas. Todos estos aspectos nos han obligado a tener un conocimiento más profundo en la patología mamaria, tanto en su vertiente diagnóstica (de imagen y anatomopatológica) como terapéutica (quirúrgica, oncológica).
La patología mamaria en la actualidad, sólo es posible entenderla formando equipos multidisciplinares, con una comunicación necesaria entre los distintos profesionales implicados, radiólogos, patólogos, cirujanos y ginecólogos, oncólogos, médicos nucleares y de radioterapia.
En la mayoría de los casos precoces todo comienza en la interpretación de la imagen por el radiólogo especialista de la mama.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR